.
.
Sint Paulus
Heerlen
Introducción
San Paulus es una escuela de Educación Primaria relativamente pequeña en la ciudad de Heerlen, Holanda. Pequeña aunque solo en el número de estudiantes, pues es muy rica en cuanto al entorno multicultural y la educación al estilo del siglo XXI. La escuela es parte de uno de los grupos escolares más grandes en Holanda, con otros 60 centros.

Construcción en el Vuelo hacia el Conocimiento



En invierno de 2015 todos los cursos de la escuela participaron en el Vuelo hacia el Conocimiento de OPEDUCA sobre el tema “Construcción” durante el desarrollo de líneas de pensamiento constantes en toda la escuela y hacia la Educación Secundaria. A través de esta forma de Aprendizaje basado en Problemas y en Investigación las escuelas también abren el uso de diferentes fuentes de conocimiento a las escuelas de la comunidad/región.

En el Vuelo hacia el Conocimiento, los estudiantes trabajan en grupos pequeños de forma incluso más independiente. Formulando sus propias investigaciones, juntos asumen desafíos, buscando respuestas, por ejemplo mediante la visita a un lugar de construcción (guiados por docentes), pero también mediante la práctica, experimentando el trabajo real de la construcción por sí mismos.

Para este Vuelo hacia el Conocimiento, las escuelas agradecen especialmente a “SWV Construction” en Nuth, donde los estudiantes pudieron, bajo orientación profesional, aprender sobre qué trata la construcción.

La Inspección Holandesa aprecia enormemente los logros de San Paulus


La Inspección Holandesa reportó en su informe anual de 2014 su apreciación expresando la excelente calidad educativa.

El informe destaca que los intereses de los estudiantes son aspectos centrales y que la efectividad de la escuela está en responder a los talentos y necesidades de aprendizaje individuales de los estudiantes.
El informe completo está disponible para su descarga.


Descargar el informe de la Inspección



Vuelo hacia el Conocimiento sobre Alimentación
Colaborador en el conocimiento “Benzeraderhof”
Enero 2014

Los cursos 3 y 4 (edad 6-7 años) querían descubrir, en directo y de forma real, qué animales nacían de un huevo, si un pollo puede volar realmente o no y cómo eran las tareas diarias en una granja.

La gran variedad de animales en la granja supuso una rica variedad de fascinantes elementos de aprendizaje. Aunque este grupo, saliendo fuera para su Vuelo hacia el Conocimiento, es bastante joven, descubrieron y comprendieron aspectos de la vida real que van mucho más allá de sus libros de texto. Un buen ejemplo es que cuando abordaron la vestimenta del granjero, se centraron en las botas de goma. Realmente son botas bastante especiales que resultaron no servir únicamente para evitar ensuciarse los pies, sino más que eso para prevenir que las vacas se infectaran con bacterias que se encuentran en los zapatos de uso diario que lleva la gente.
De hecho, descubrieron que los pollos pueden volar, pero no muy alto y solo unos pocos metros. A lo largo del camino descubrieron cómo un gallo puede oír, ya que notaron que el orgulloso animal no tiene orejas. No tienen orejas reales, pero tienen un lóbulo junto a los pequeños agujeros a cada lado de la cabeza.
Entre la serie de hechos y datos que aprendieron, los estudiantes anotaron que una vaca produce aprox. 30 litros de leche al día. Donde antes era  el granjero quien ordeñaba la leche con sus propias manos, hoy en día hay una máquina en su lugar. Tras limpiar las ubres con una pequeña toalla, las une a la máquina y comienza el proceso de ordeño. La leche se almacena en un gran tanque que se vacía cada tres días para enviarla a la fábrica para la producción de queso, yogurt y otros postres.

La visita finalizó bebiendo un vaso de leche real, fresca y caliente de la vaca, y dando un paseo por el estanque donde en esta época del año muchos sapos encuentran un lugar donde vivir. Un paseo que presenta otro descubrimiento cuando el grupo descubre que, precisamente aquí, en esta granja, se encuentra el pozo de uno de los ríos más prominentes de la región. No es necesario explicar a los estudiantes que su Vuelo hacia el Conocimiento sobre la Alimentación puede convertirse pronto en su Vuelo hacia el Conocimiento sobre el Agua.

Saludos, Soumia y Tachell
(12 años)
Estudiantes del Grupo 8 en San Paulus




En su 60º aniversario, el Club Rotario de Heerlen apoyó a nuestra escuela con un cheque ofreciéndonos un presupuesto para comprar herramientas, semillas y plantas que necesitábamos para el jardín de nuestra escuela. Jos Eussen, del RCE Rhine-Meuse, se aseguró de que la Junta Rotaria observara y visitara nuestra escuela; una buena tarea para nosotros, los estudiantes, y para nuestros profesores, mostrar de lo que somos capaces.

Nuestro Huerto

Autoras: Shalina Snijders y Mariska Brouns


En San Paulus, desde el primer curso, con 4 años, recibimos educación medioambiental en todos los aspectos, desde las abejas a todo aquello que vive en la tierra, desde la germinación hasta abarcar el ciclo completo de la vida de las plantas. Creemos que para comprender el mundo en el que vivimos y asegurar su sostenibilidad, debemos comenzar por comprender el mundo en el que vivimos.

Ya en 2013, comenzamos con la construcción de nuestro propio huerto mediante grandes contenedores especiales de madera. Los pusimos en nuestro patio, teniendo cada clase un contenedor en el que los estudiantes enterraron semillas. Aprendimos un montón, muchísimo, a manejar nuestros huertos, cuidarlos, preguntándonos sobre todas las cosas que crecían, asombrados por la rica variedad de vegetales y frutas que produjimos con nuestro propio trabajo. ¡Lo hicimos nosotros! Así que ahora, por ejemplo, comprendemos cuánto espacio necesita cada tipo de planta para crecer, que su consumo de agua varía y mucho más. Ahora esa más divertido comprender lo que es realmente la comida y cómo funciona para nuestros cuerpos.

Cuando llegó el otoño cubrimos los contenedores con una lona para prevenir que la tierra se pusiera demasiado húmeda (vivimos en Holanda). Cosas como ésta, haciendo algo, nos hace sentir genial. Para muchos de nosotros, estudiantes, es realmente un alivio todo el trabajo en nuestro propio huerto y utilizar nuestras manos frente a estar sentado en el aula. También ser capaces de ver ahora crecer nuestras verduras, frutas e incluso flores, es para la mayoría de nosotros bastante especial porque no tenemos un jardín como éste en nuestros hogares. Lo que de otra forma solo aprendemos leyendo las palabras, ahora realmente sabemos de lo que están hablando. Ya no necesitamos aprender los nombres, simplemente los sabemos al haberlo tocado y probado. Y descubrimos que las verduras son mucho más para nosotros que esas cosas que encontramos en el plato de comida que no nos gustaba.

“Los estudiantes están entusiasmados, incluso han hecho sopa, mermelada y conservas ellos mismos. Como las fresas y los tomates que se repartían entre ellos para comer durante los recreos”.

Marlene Willems


Jefa de Estudios

Reporteros de OPEDUCA



San Paulus es una de las primeras escuelas que tiene sus propios “Reporteros de OPEDUCA”. Ellos informan fuera de la escuela sobre las distintas actividades a sus compañeros estudiantes y tienen acceso de primera mano a los Colaboradores en la educación en su región OPEDUCA con una ciudad y la región campestre de 16 km2 y 300000 habitantes.