Organización
del Proyecto OPEDUCA
OPEDUCA no se organiza de forma clásica, no tiene una “sede central” o jerarquía. Es una cooperativa en toda regla, es más que una comunidad: representa las ideas, energía y actividades conjuntas de gente de todas partes y todos los niveles de la sociedad. En un rango de regiones de todo el mundo, trabajamos a partir de una visión compartida y un conjunto de principios orientadores en común. Lo que presentamos en esta página web se extiende a cada una de ellas.

La manera en la que se organiza el Proyecto OPEDUCA, a nivel local, regional y global, se presentará con más detalle a medida que el proyecto se desarrolle. Algunas directrices de organización (en orden aleatorio) son las siguientes:

El Proyecto OPEDUCA no tiene límite de tiempo: la añadidura de “proyecto” se refiere a la acción coordinada y cooperativa para alcanzar un objetivo a largo plazo.

La organización contribuye a que el Proyecto OPEDUCA opere en una red.

El mecanismo coordinador es “concéntrico”, no hierático, basado en el continuo intercambio de ideas.

La acción en el Proyecto OPEDUCA está orientada a obtener rendimiento y resultados.

La investigación ayuda al progreso y al sentido social, así como a los resultados y el impacto, no necesariamente viceversa.

Más abajo se encuentran algunos textos que pueden ayudarte en mayor profundidad a que obtengas una mejor visión y entendimiento de nuestra forma de pensar y por tanto, de cómo nos organizamos.

OPEDUCA ES HIJO DE TODOS


A pesar de que originalmente se creó por el RCE Rhin-Meuse y fue adoptado por una serie de regiones RCE (Centros Regionales de Experiencia) a lo largo de todo el planeta (un RCE es una alianza regional no gubernamental de escuelas, la industria, la ciencia y cuerpos gubernamentales regionales, reconocido por la Universidad de Naciones Unidas), actualmente muchas más organizaciones coordinan y trabajan con OPEDUCA desde su localización. No se trata de quién somos, sino de lo que hacemos. OPEDUCA es y debería ser siempre “hijo de nadie y a la vez de todos”. En cada región hay una organización diferente detrás del proyecto, por lo que no se posiciona en primer plano sino en la unión de una visión y actividades conjuntas.

 

Sin jerarquías


Las personas que colaboran con OPEDUCA no cooperan porque se les haya ordenado o llevadas por ninguna otra fuerza más allá de su propia convicción. OPEDUCA está pensado para construir más allá por quienes pueden hacer una contribución y están dispuestos a actuar y seguir hacia delante a través de acciones concretas. Preferimos pensar en círculos antes que en jerarquías, círculos de cooperación creados e impulsados de forma manifiesta, operando en la sociedad local y a partir de ella, uniendo y trabajando juntos a escala mundial. Lo que compartimos a través de OPEDUCA son principios orientadores, elementos que todos creemos que son esenciales y cruciales para nuestra mutua aspiración. Tan intrínseco motor y convicción no requiere una jerarquía ni que nadie se posicione por encima de otros.

Un hombre en la Luna


El Proyecto OPEDUCA no tiene límite de tiempo: la añadidura de “proyecto” se refiere a la acción coordinada y cooperativa para alcanzar un objetivo a largo plazo. Se inspira en el famoso discurso de Kennedy del 25 de mayo de 1961, antes de una sesión conjunta del Congreso, cuando presentó el ambicioso objetivo de mandar de forma segura a un hombre a la Luna antes de que acabara la década. Sin saber exactamente cómo ni de qué manera se podría lograr ese objetivo, hizo un llamamiento a aunar esfuerzos a toda clase de personas y organizaciones.
En OPEDUCA nos esforzamos por el desarrollo a largo plazo de la educación en interés de todo el mundo y un planeta sostenible. No puede haber un límite estrictamente predefinido para ello.